¿Qué es el Mercado de valores?

Hace poco vi un documental sobre como funciona el mercado de valores, fueron solo 15 minutos, pero explicado desde un punto de vista muy ameno.

¿Qué es el mercado de valores?

Se dice que cuando el mercado de valores tiene éxito, nos hace creer que la economía también. Sabías que el mercado de valores ha tenido éxito en EEUU desde hace 50 años. Pero… si sumamos los bienes y servicios comprados y vendidos en EEUU en la en la economía actual, “ese numero no crece tan rápido como solía hacerlo”. Los sueldos apenas han variado en décadas y el valor medio de la familia promedio aún no se ha recuperado de la gran recesión. ¿Entonces como se sostienen estos mercados?.

¿Qué es lo que mueve el mercado de valores?.

Para entenderlo, el ejemplo del documental es un negocio exitoso de un puesto de limonadas regentado por Jill. El negocio va muy bien, la directora general es muy lista y quiere expandirse. Pero que sucede, que cuando va al banco a pedir un crédito, se lo deniegan ya que es un negocio muy arriesgado.

Jill piensa y piensa para ver la manera de hacer crecer su negocio, y le da la opción a inversores/accionistas a participar de el, a esto se le llama oferta publica de venta. Los inversores pagan una cifra por sus acciones, de esta forma Jill, consigue mediante ese nuevo capital de sus nuevos accionariados hacer crecer su negocio. Además decide invertir en mejorar su empresa, expandiéndose y abriendo nuevas limonadas, con lo que consigue más ganancias, con estas ganancias puede invertir en desarrollar investigación para nuevos productos y así crecer y crecer.

A cambio, reparte entre sus accionariados parte de las ganancias, lo que se entiende como dividendos. Como es comprensible, estos a su vez se ponen contentos, atrayendo a nuevos inversores, capaces de comprar a esos inversores esas acciones por el doble de que lo que ellos pagaron, creyendo que Jill es esa gran experta capaz de generar y generar más ingresos.

Eso precisamente es el mercado de valores, personas comprando y vendiendo pequeña porciones de empresas. Lo interesante aquí, es que esas compras están basadas “en los que ellos creen que valdrán esas empresas en el futuro”.

En la vida real, esto ocurre en todas partes del mundo, miles de veces por segundo.

Indices de valores

La bolsa de valores de Nueva York NYSE es la más importante, fue fundada en 1792, hoy día se comercia con los mejores valores de compañías de la talla de IBM, Walmart, etc.

**Nasdaq, es su hermana menor, nació 1971 y no tiene una localización física, así que opera electrónicamente, apple y facebook se encuentran entre las empresas que cotizan.

Es decir si deseas saber como va el mercado de valores en EEUU, necesitarás saber como les va a esta dos bolsas.

Y como se puede saber como van estas bolsas, por medio de sus indices, que se obtienen a través de una formula con todos los valores de las acciones, transformándolo en un solo número.

El  indice *S&P500, alberga 500 de las mejores empresas de ambas bolsas, mientras que el Down Jones es mucho más exclusivo, albergando solo 30 compañías, las consideradas más importantes.

Otros países tienen sus propios indices como por ejemplo Inglaterra – FTSE 100, Francia – DAX, Tokyo – Nikkei, etc.

Un poco de historia de la economía

Esto no fue siempre así, antiguamente el poder de lo que pasaba en la economía era soportado por grandes hombres de negocios, un monopolio donde ellos eran los grandes protagonistas y las grandes decisiones salian de sus despachos. Es tas grandes empresas que remontan a 1700, por lo general eran dirigidas por un solo accionista, como ejemplos por sectores destacamos la empresa del acero dirigida por Andrew Carnegie o Cornelious Vanderbilt en la industria del ferrocarril, John D. Rockefeller en el petróleo.

A comienzos del siglo XX todo esto empezó a cambiar. Se crearon nuevas compañias como General Motor y General Electric, las compañías descubrieron que si dejaban entrar a inversores y vendian parte de la empresa, con la compra de acciones, crecían muy rápidamente.

Los accionistas a cambio quieren ganar dinero, si el director ejecutivo tomaba malas decisiones, provocaba que estos accionistas vendieran sus acciones, con la perdía de poder de estas acciones, sus acciones bajarían y no serían tan atractivas.

La idea de un pago a futuro, provoca en la gente una ganas a invertir en ideas nuevas y arriesgadas, esa es la idea del mercado de valores, impulsar a las empresas a tomar buenas decisiones, ganar más dinero para devolver a sus accionistas y seguir ganado más dinero para seguir creciendo y creando trabajo.

En las década posteriores a la Segunda Guerra Mundial, el mercado de valores fue fundamental en EEUU,  creándose el auge de la prosperidad compartida, un camino abierto para que que cualquier ciudadano pudiera llegar a ganar dinero.

Warren Buffett

Si hablamos de economía en EEUU, tenemos que citar a Warren Buffett, es uno de los hombres más ricos del mundo, y un gran experto inversor.

Invierte su dinero en empresas que están directamente ligadas a las necesidades básicas de las personas. Comida, Tecnología, Bebidas, Entretenimiento, Medicina, Construcción, etc…Siempre invierte sobre empresas que conoce, las estudia al detalle, buscando siempre esa con ventaja competitiva, por ejemplo, Apple compone el 11% de su cartera de acciones.

Una jugada redonda fue la que realizó en 1963 con American Express, que tras sufrir una fuerte caída en bolsa, decidió invertir casi la mitad de su dinero, en concreto el 40% de su capital, en la compra del 5% de esta compañía.

Warren defiende los fondos indexados, pero ¿Que es el fondo indexado? Pues este tipo de fondos pone un poco de tu dinero en todas las empresas del Index, así que prácticamente te aprovechas del mercado de valores.

John Maynard Keynes uno de los economistas mas influyentes del SXX, se dio cuenta en los periódicos de como actuaban las personas. Y fue observando una pagina entera de dicho periódico dedicada a rostros de personas guapas, el lector debía elegir a los 6 rostros más bellos, votarlos y  enviar al periódico.

El periódico clasificaba esos rostros según los votos que iban recibiendo, y se iban publicando en un ranking hasta salir un ganador. Pero si pensamos en el concurso, al final no somos conscientes, que vamos eligiendo los rostros que otra gente piensa que son los más bellos.

Eso es lo que pasa en el mercado de valores, no es el verdadero valor de las compañías lo que maneja sus precios de bolsa, es la historia que rodea a esas compañías en un momento concreto.

A veces las historias son respaldadas por hechos, ya sean favor o en contra. Un ejemplo real fue la compañía de comida Chipotle, sus acciones cayeron más de un tercio después de varios brotes de E.Coli, salmonela y norovirus. O un caso mucho más conocido y actual fue el de Volkswagen con el escándalo de emisiones gases tóxicos.

Otras veces son las exageraciones las que alimentan y avivan el mercado, saturándose de optimismo para después caer sin compasión. Seguramente todos tendremos a algún conocido o familiar que invirtió algún ahorro en las compañias del .com, y no era de extrañar, algunas pasaron de 13$ a 103$ como Lycos, Exite de 14$ a 111$ o yahoo de 30$ a 207$.

La narrativa de ese año era que las compañías de internet dominarían los mercados, y en cierto modo no se equivocaban,  pero no supieron calibrar bien la historia. Hoy tenemos a amazon, google, facebook, etc. generando riquezas, convertidas en solidas compañías. Se convirtió en una burbuja que explotó. Se perdieron 300000 empleos tecnológicos.

La ambición del mercado

Milton Friedman pensaba que las empresas solo tenían que responder sobre los accionistas, en 1970 escribió un articulo en el New York Times sobre la responsabilidad social de un negocio, y no era más que incrementar las ganancias. Decía que como las corporaciones eran propiedad de sus accionistas, así que el objetivo principal de las empresas debería de ser, subir la cotización bursátil.

¿Qué hicieron las empresas? empezaron a utilizar su consejo.

Comenzaron a igualar la paga del máximo responsable de la empresa con el incremento de la cotización bursátil, si el 80% de la paga del director ejecutivo se basa en lo que hará la cotización bursátil el año que viene, el o ella tendría que dar lo mejor de sí, para garantizar que el precio suba, aunque las consecuencias fueran perjudiciales para los empleados, los clientes, la sociedad, el entorno e incluso la empresa misma a largo plazo.

Según el documental, entre el 2007 y el 2016 las empresas de S&P500 gastaron más de la mitad de sus ganancias 55% en la re-compra de acciones, otro 39% se fueron en dividendos, y “solo” un 6% para aumentar sueldos, expandirse o desarrollar nuevos productos, “cosas que son buenas para la economía a largo plazo”.

Esta es una tendencia capaz de amenazar la viabilidad y sostenibilidad de las empresas a largo plazo.

Si tu misión es a largo plazo, la elecciones que tomas en cuanto a capital e inversiones es totalmente diferente, a lo que hemos visto anteriormente.

*El Standard and Poor’s 500 es un índice bursátil compuesto por las 500 mayores empresas que componen el New York Stock Exchange (NYSE). El índice fue creado en 1923 y tres años después, en 1926, estaba compuesto por 90 compañías. No es hasta 1957 que pasa a estar formado por 500 compañías.

En un primer momento se le conocía como el Composite Index para pasar a llamarse Standard & Poor’s Compiste Index. Con la composición actual es cuando comienza a ser conocido como el Standard & Poor’s 500 o el S&P 500 en su forma abreviada.

**La National Association of Securities Dealers Automated Quotation (NASDAQ).

***Warren Edward Buffett es un inversor y empresario estadounidense. Es considerado uno de los más grandes inversores en el mundo, además de ser el mayor accionista y presidente y CEO de Berkshire Hathaway.Wikipedia

Warren Buffett: su opinión acerca de los fondos indexados.

Cuando Charlie y yo compramos acciones de una compañía -lo cual consideramos como comprar parte de un negocio- nuestro análisis es muy similar al que utilizamos cuando adquirimos empresas enteras. Primero tenemos que ver si podemos hacer una proyección de sus ingresos a 5 años mínimo. Si la respuesta es sí, compraremos las acciones si se venden a un precio razonable en relación a nuestra valoración. Sin embargo, si no podemos estimar sus ingresos futuros –que suele ser lo más normal– la descartamos y pasamos a valorar otras posibilidades.

En los 54 años que llevamos juntos, nunca hemos descartado una compra atractiva debido al entorno macro o político, o las opiniones de otras personas. De hecho, estos temas ni siquiera surgen cuando tomamos las decisiones de inversión.

Es esencial, sin embargo, que reconozcamos donde empieza y donde acaba nuestro círculo de competencia y permanezcamos dentro de él. Incluso aunque no nos salgamos de él, cometeremos algunos errores, tanto con la compra acciones como con la adquisición de empresas. Pero aun así, no son tan desastrosos como otros que ocurren, por ejemplo, cuando un gran mercado alcista anima a comprar a las masas con el objetivo de no perdérselo bajo ningún concepto.

La mayoría de inversores no se toman el análisis de empresas como una prioridad en sus vidas, aunque si fuesen inteligentes, concluirían que no son especialistas en ningún negocio como para intentar estimar el potencial de beneficio de una compañía.

Aunque tengo buenas noticias para todos ellos: El inversor particular no requiere de esta habilidad. Los negocios estadounidenses, en conjunto, lo han hecho de maravilla con el tiempo y seguirán haciéndolo (aunque, con toda seguridad, con algún que otro traspiés). En el siglo XX, el índice Dow Jones Industrial avanzó de 66 a 11.497 puntos, pagando una suma importante de dividendos por el camino. El Siglo XXI, estoy seguro, será testigo de mayores avances. El objetivo de los inversores particulares no debe ser elegir a las acciones ganadoras -ni él ni sus gurús pueden conseguirlo- sino que el objetivo debe ser adquirir una parte representativa de las empresas que en conjunto están obligadas a hacerlo bien. Con un fondo indexado del S&P 500 con un bajo coste conseguirán este objetivo.

Ésta es la mejor decisión que puede tomar un inversor particular, aunque el momento de invertir también es importante. El principal peligro para el inversor que da sus primeros pasos en la inversión es que lo haga cuando el mercado se encuentra en un momento culminante y de extrema exuberancia y luego se desilusione cuando su inversión se ponga con pérdidas.

El antídoto para esta complicada situación para el inversor es acumular acciones durante ese periodo y no venderlas nunca a pesar de que las noticias que le lleguen sean malas o las acciones se encuentren muy lejos de sus máximos. Siguiendo estas reglas, el inversor que no quiere saber nada de lo que digan los medios, que diversifica y que mantiene sus costes a raya, con total certeza, obtendrá resultados satisfactorios.

De hecho, “el inversor de a pie” que es realista sobre sus limitaciones es probable que obtenga mejores resultados a largo plazo que el profesional “bien informado” pero que no es consciente de sus carencias.

Sin embargo, los individuos y las instituciones se ven constantemente animados a invertir de forma activa por aquellos que se benefician de vender ideas de inversión o de recibir comisiones por la compraventa de acciones. En este caso, el coste de invertir puede ser enorme para los inversores, en especial para los particulares, los cuales son desprovistos de sus beneficios. Por lo tanto, ignora los charlatanes, minimiza los gastos e invierte en acciones como lo harías en una granja.

Y no hablo por hablar. Lo que aconsejo aquí es lo mismo que voy a hacer con parte de mi herencia. El dinero en efectivo le será entregado a un fiduciario en beneficio de mi esposa -eso es lo que haré en cuanto al dinero, porque todas mis acciones de Berkshire serán distribuidas en su totalidad a ciertas organizaciones filantrópicas durante los diez años siguientes al inicio del reparto de la herencia-. Mi consejo al fiduciario no podría ser más simple: poner el 10% del efectivo en bonos del Estado a corto plazo y el 90% en un fondo indexado del S&P 500 de muy bajo coste (sugiero Vanguard’s).

Creo que los resultados a largo plazo del fiduciario serán superiores a los alcanzados por la mayoría de los inversores -ya sean fondos de pensiones, instituciones o particulares- que que emplean a gestores con sueldos elevados.

Warren E. Buffett

Chairman of the Board

February 28, 2014

Publicado en 2014. Traducido por gestionpasiva.com

Fuente: Documental En Pocas Palabras.

Share Post :

More Posts

Deja un comentario